mujer1Caminaba entre la gente, arrastrando los pies, mirando detenidamente el piso pero sin ver. Una mano en el mentón la despabiló. Lo vio, se vio. Se descubrió o se inventó. Un brazo la tomó por sorpresa, pero literalmente la tomó. Se aferró a él. Se aferró a la calidez y seguridad. A la protección. Se sintió importante, única. Sus pies despegaron. Su frente de alzó. Su mirada confiada encontró ojos cómplices. Le crearon una sonrisa genuina. Y pensó: si el mundo explota, si el suelo tiembla, siempre esta la opción de salir volando. Quién voló fue la imagen… escapó por la ventana., como le enseñaron. Ella se estrelló. Amordazada, de brazos cruzados, vuelve a arrastrar los pies, ya no mira el piso, ve de reojo con la cabeza bajo los hombros.

Anuncios