No preguntes mi nombre, no lo se. No pretendas un interés repentino, no sirve.

No busques, no hay. No finjas, no es necesario.

No me ates, no me voy, no se donde ir.

No te culpes, fui yo. No me lastimas, no podes.

No hay más daño que el que se expone.

No hay tristeza más real que la que no puede describirse.

No hay llantos más verdaderos que los que no se ven.

No hay sueño mas deseado que el que no se cumple.

Anuncios