Puede que cuando entienda las particularidades que lo hicieron sentir así, conmigo, yo este lejos, huérfana de latidos hacia él. Hoy es un menos que suma y aunque no queden restos, aprendo a la fuerza. Porque lo etéreo no es leve, lo etéreo persiste, pesa en el aire y se hace sentir. Quizá sea esa y no otra mi particularidad. Lejos de ser un objeto, soy yo y mi nombre que no responde a generalidades. Soy ser y si bien soy mujer no soy “una mujer” o “mujeres”, no soy diploma de nadie ni obstáculo ni premio ni desafío.  Son las mujeres entre las que no pretendo incluirme, porque soy más que eso.

Anuncios